La masificación en el uso de smartphones y tablets, da otra dimensión al mercado P2P, teniendo la posibilidad de interactuar con los clientes, entre los propios usuarios de la plataforma así como con los proveedores a cualquier hora y en cualquier momento.

La tecnología móvil para la gestión y el contacto con clientes, intermediarios y proveedores conlleva la posibilidad de realizar operaciones sin necesidad de encontrarse cara a cara entre usuarios, pudiendo gestionar servicios y/o productos desde cualquier lugar y a cualquier hora.

Las apps permiten interactuar entre usuarios, ya sean clientes, intermediarios o proveedores cercanos entre sí de forma muy sencilla desde dispositivos móviles.

Las apps se desarrollan en las plataformas de iOS (Apple) y Android (Google). Nativas en el caso de que la interacción con el usuario y la usabilidad sea un factor determinante, ya que es la mejor forma de que estas aplicaciones aprovechen el 100% de las capacidades de los distintos dispositivos.

También existe la posibilidad de desarrollar la app en HTML5 en el caso de que prime el mantenimiento de una única capa de presentación y por lo tanto represente un menor coste con un resultado visual y una experiencia de usuario satisfactorios. Tal y como se plasmó en la entrada “HTML5 vs Nativo ¿Una decisión técnica o una decisión de negocio?” en la que se explicaban sus diferencias, ventajas y beneficios.

Las apps pueden disponer de los siguientes aspectos tecnológicos o funcionalidades, tales como:

  1. Geolocalización de usuarios y/o de productos o servicios.
  2. Base fotográfica y de documentos PDF de todos los productos, servicios o de otro tipo de documentación.
  3. Chat o mensajería instantánea individual entre usuarios.
  4. Valoración personal de usuarios, productos o servicios.
  5. Compartición con las principales redes sociales de los servicios obtenidos por los usuarios o de la propia app.
  6. La posibilidad de disponer de la app ubicada en un servidor propio dedicado teniendo así una nube propia para la app.
  7. Pasarela de pago con diversos proveedores y sistemas de pago, tales como Paypal, Stripe u otros sistemas de pago.
  8. Sistema de alertas.

Tal y como se ha expuesto anteriormente, una app ofrece la posibilidad de interactuar con clientes o proveedores para lo cual se puede hacer uso de la geolocalización así como la posibilidad de establecer contacto por medio de un chat en tiempo real, dotándole así a la entidad de una herramienta ágil y eficaz en procesos de gestión o de comercialización.

En definitiva el recorrido y futuro de las apps es muy amplio y se trata de un recurso verdaderamente interesante para cualquier entidad.